Economía Circular, una propuesta para cambiar el mundo

 

 

¿Te imaginas vivir en un mundo en donde el concepto de basura no existe? ¿Donde los productos están pensados para puedan ser reutilizados una y otra vez? ¿Donde las cosas se producen no sólo sin generar contaminación, sino que además contribuyendo a la regeneración de la naturaleza?

Actualmente vivimos en una economía lineal: tomamos recursos de la tierra, los usamos como combustible o materia prima para fabricar cosas que eventualmente se gastan o rompen, transformándose en basura. Este sistema es inviable a largo plazo ya que los recursos del planeta son finitos, y esto es lo que ha generado la tremenda crisis climática y medioambiental en la que nos encontramos.

Desde algo tan pequeño como el envoltorio de un dulce hasta grandes infraestructuras urbanas como carreteras o edificios, en el sistema actual las cosas se fabrican sin tener en consideración los efectos que estos puedan tener sobre el medio ambiente y sin responder a la pregunta: ¿qué va a pasar con esto al final de su vida útil?

Frente a este problema surge la Economía Circular, un sistema económico que busca ser la respuesta y solución para un desarrollo sostenible en el tiempo, y que se basa en tres pilares fundamentales: la eliminación de desechos y contaminación desde el diseño, la mantención de productos y materiales en uso, y la regeneración de los ecosistemas. A partir de estos principios podemos desprender un sinfín de posibilidades, ideas y propuestas que nos permitan reinventar de forma transversal cómo interactuamos con nuestro entorno.

LA BASURA ES UNA INVENCIÓN

En la naturaleza nada es basura, todo tiene un propósito y un ciclo de vida que interactúa y se entreteje de forma perfecta con su entorno. El concepto del desecho es un concepto humano: nuestra economía se basa en la fabricación de productos diseñados para ser descartados al final de sus vidas útiles. Pero ¿qué tal si hacemos un esfuerzo por diseñarlos de otra manera?

La Economía Circular nos invita a usar nuestra creatividad y repensar cómo diseñamos, fabricamos, y utilizamos las cosas: la idea es que cada parte de un producto, desde su embalaje hasta las piezas que lo conforman, pueda ser reintegrada al ciclo productivo la mayor cantidad de veces posible. Así rompemos la lógica lineal de producción y la volvemos circular: un flujo constante de materiales que se reinventan y reutilizan una y otra vez, reduciendo al máximo la extracción de recursos naturales.

¿Conoces ya nuestras cajas ecodiseñadas FreeMet? Porque no queremos que las cajas en las que recibas tus productos se vayan directo al reciclaje o se conviertan en basura, hemos creado con un equipo de diseño nuestras hermosas cajas reutilizables de ballena y pingüino, que puedes transformar y usar de diferentes formas para organizar tu hogar.

CADA COSA TIENE VALOR, UTILIDAD Y PROPÓSITO 

¿Cómo podemos lograr que algo nunca llegue a transformarse en basura? Pues siendo capaces de identificar su utilidad en cada etapa de su vida y asegurándonos de que siempre sea aprovechado, jamás desperdiciado.

La Economía Circular nos propone mantener siempre los recursos en circulación, ya sea como productos terminados, o bien como piezas o materiales; de esta manera las cosas siempre retienen su valor, aun cuando su propósito pueda ir cambiando a lo largo de su ciclo. La forma en que cada material será reintegrado al sistema variará y dependerá de su naturaleza y posibilidades: por ejemplo, materias orgánicas pueden ser compostadas y devueltas a la tierra como fertilizante, mientras que objetos tecnológicos pueden ser reparados y reacondicionados. 

Uno de los aspectos centrales de nuestra operación en FreeMet es la reutilización de envases de nuestros productos. Para incentivar a nuestros clientes a que se hagan parte de la Economía Circular, ofrecemos diferentes alternativas para devolver o reutilizar sus envases vacíos. Puedes conocer más acá. 

SIN NATURALEZA NO HAY FUTURO 

Por billones de años, la naturaleza se ha regenerado a sí misma, sin desperdiciar recursos ni producir desechos. Al seguir los principios de la Economía Circular, el foco ya no está en la extracción de recursos naturales, sino que en la regeneración de los delicados ecosistemas que sustentan nuestras vidas. 

El objetivo es imitar el funcionamiento de la naturaleza en tanto cada elemento y proceso contribuye a que esta pueda regenerarse constantemente: en vez de estar agotando recursos, estamos propiciando su multiplicación, devolviendo a la tierra y al suelo los materiales biológicos que le pertenecen. Para lograrlo necesitamos poner en práctica muy diversas estrategias que de forma interconectada entregan al planeta el tiempo y espacio para recuperar su biodiversidad y prosperar, como por ejemplo: reducir radicalmente nuestras actividades extractivas, eliminar el uso de sustancias tóxicas en todos los rubros productivos, y dar prioridad a la conservación de la flora y fauna y sus ecosistemas, entre muchas otras.

¿Sabías que todos los productos FreeMet son biodegradables? Esto significa que se degradan en la naturaleza sin dañarla, por lo que al usar nuestros productos estás contribuyendo de manera directa a la conservación de ecosistemas terrestres y acuáticos de nuestro país.

_____

En nuestro blog iremos explorando algunas de las muchas posibilidades que nos ofrece la Economía Circular, y las formas en que podemos hacernos parte tanto a nivel individual como a nivel colectivo. ¡Te invitamos a seguirnos en las redes sociales para estar al tanto de nuestras novedades!